PARTE III

La salud de Leonilda deteriora y sigue sin derecho a la atención sanitaria

El problema sobre la no exportación del derecho a la atención sanitaria por parte de Brasil en España, existe desde el año 2010, y ambos gobiernos lo saben. Se trata de un conflicto diplomático.

“La información era cambiante cada día. Salían las leyes pero no sabían dar soluciones. Médicos del Mundo nos asesoró que era posible una sustitución del certificado por un informe de un trabajador social. Cuando llegamos allí la trabajadora social no sabía que hacer porque era el primer caso que tenía de este tipo”, aseguró Jose. La familia de Leonilda volvía a empezar todo el proceso de nuevo cuando de repente su salud empeoró. “Le faltaba oxígeno, nos preocupamos por como respiraba, además tenía ganas de vomitar y estaba desorientada, teníamos que encontrar un camino para que ella pudiera ingresar”, explicaba Higinio.

Leonilda enferma y acude al médico objetor por miedo a ir a urgencias. “Su sobrino se puso en contacto con nosotros y durante todo el tiempo que estuvieron en urgencias se notaba la angustia. Creo que todos lo vivimos con esa angustia. El problema de Leonilda parecía de difícil solución, y se sabía que era grave, de no ser atendido darían una muerte inminente, pero entonces no sabíamos que era lo que tenía”, confesó Belén Torrón recordando el estado de salud de Leonilda. Una vez ingresada de urgencia, desde el servicio de la administración se ponen en contacto con sus familiares para avisarles de que si no aportaban la tarjera sanitaria le tendrían que facturar.

Como en ese momento no había camas para ingresarla la derivaron al hospital Quirón, que es privado. Ahí nos piden la tarjeta sanitaria, le explicamos el caso de la baja desde 2012 y nos dicen que nos van a facturar

El resultado de las pruebas confirman un tromboembolismo pulmonar bilateral. “Como en ese momento no había camas para ingresarla la derivaron al hospital Quirón, que es privado. Ahí nos piden la tarjeta sanitaria, le explicamos el caso de la baja desde 2012 y nos dicen que nos van a facturar”, aseguró Ricardo, a pesar de que Leonilda tiene derecho a asistencia sanitaria de urgencia. “Entonces contactamos con Médicos del Mundo, que negocia con el hospital y lo soluciona al ser de urgencia”. Pero el problema llega con el alta sanitaria. “Nosotros consideramos que esto es de continuidad, de por vida, porque además el tratamiento para esta patología es el Sintrom, que necesita unos controles periódicos”.

Médicos del Mundo se pone en contacto con el hospital materno donde le tratarían el control del Sintrom. Allí le ajustan la medicación, le hacen las pruebas pertinentes, y resulta que tiene otra patología, un engrosamiento en la vejiga, que necesita atención. Esta patología, en ese momento, no se puede tratar por incompatibilidad con el medicamento debido a la coagulación de la sangre, pero es necesario tenerla presente. “La prioridad era ajustar la medicación. Entonces nos sentimos desprotegidos porque Leonilda no va a conseguir el alta médica, porque el Sintrom es de por vida”.

Belén Torrón recordó que durante todo el proceso, tanto de hospitalización como de posterior atención, las personas individuales que trabajan dentro del sistema “sí nos apoyan y dan respuesta”. Pero, aconsejan hablar con cada uno de los actores  que tienen influencia en que Leonilda sea atendida. ¿Por qué se da esta situación? El SERGAS no ofrece ningún mecanismo ágil y cercano para que los pacientes puedan acceder a la documentación que acredite su derecho de urgencias hasta el alta médica. “No hay ningún documento, según nos confirman desde la dirección de tramitación de la tarjeta sanitaria del SERGAS, para poder solicitar la cobertura hasta alta médica”. A pesar de que el Real Decreto reconoce este derecho. Es decir, si las personas involucradas en la atención de la afectada no hubieran prestado su colaboración, a Médicos del Mundo y a la familia de Leonilda, no habría recibido la atención, ya sea por cuestión de costes o por no poder mantener el seguimiento de la asistencia.

Cuando Leonilda es trasladada al hospital Quirón, los familiares no saben como reaccionar ante la petición de la tarjeta sanitaria, por lo que Médicos del Mundo decide ponerse en contacto con el propio médico de cabecera. “No olvidemos que la tramitación o las vías de acceso al sistema sanitario no es una información que los médicos tengan, el médico entiende de problemas de salud pero no tramita”. Lo cierto es que para poder reclamar la atención hasta el alta, era necesario que en el informe médico apareciera muy puntualizado, primero que lo que se está dando era un alta hospitalaria -que se da una vez concluida la urgencia- y no un alta médica, porque Leonilda requiere la atención posterior, continuada hasta alta médica.

El seguro médico privado de la Seguridad Social también le exigía el certificado conforme no procede la exportación del derecho de Brasil. Es decir, la familia de Leonilda lleva casi dos años buscando un documento que no se emite

“Lo intentamos por la privada, pero nos dijeron que no aseguraban a personas mayores de 65 años, y menos si tienen una patología de base. Pedimos presupuesto en todas, y solo en una nos admitían pero había carencias”, comentó José. También, el seguro médico privado del INSS, fue una opción, pero no incluía los medicamentos. Además, también le exigía el certificado conforme no procede la exportación del derecho de Brasil, otra vez en la espiral burocrática.

La familia de Leonilda lleva casi dos años buscando un documento que no se emite. “La abogada de mis tíos en Brasil, nos dijo primero que no sabía de que hablábamos y después que nos olvidáramos que eso es imposible de conseguir”. España es conocedora de ello, sabe que la cláusula en materia de sanidad está suspensa debido a un ajuste administrativo que hubo acordado entre ambos países. “Cuando le pregunto a la administración que por qué no pone una demanda a Brasil, la misma me contesta que no hay demanda porque hay intereses económicos de empresas españolas que están en Brasil y que no les conviene. Entonces nos metemos en un conflicto diplomático. Las relaciones entre España y Brasil no son buenas, eso es lo que tengo entendido”. Este problema sobre la no exportación del derecho a la atención sanitaria por parte de Brasil, existe desde el año 2010, y ambos gobiernos lo saben.

Además, a lo largo de todo este tormentoso proceso, la familia de Leonilda aseguró recibir “un trato intimidatorio” por parte de la administración. Jose argumentaba la necesidad de tener que “ir con un jurista” para que le dijesen la verdad, consideró que era “para presentar una queja ética”.

 

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s